13.4.17

EuroPese: conversor portable de euros a pesetas, y viceversa


Tras haber lanzado ayer la calculadora de beneficios y ganancias, he dedicido ponerme a la tarea y llevar a cabo otra calculadora que desde hacía tiempo quería realizar: una calculadora conversora de euros a pesetas (y viceversa). Es cierto que no es ninguna gran novedad, pero era uno de los conversores que me faltaban (he programado bastantes conversores de otros tipos hace años) y quería hacerlo como me gustan: pequeña, compacta, independiente y portable.

Otra de las razones es que, por desgracia, las calculadoras que solía haber en páginas web están desapareciendo (aunque aún quedan bastantes, no son tantas como las que había), y sería una pena que llegase un día en que nadie pudiera acceder a este tipo de conversores, y de esta forma, siendo portable, la pongo a disposición de todo el mundo pudiendo llevarla en un pendrive o instalándola en cualquier sitio sin necesidad de contar con una conexión a Internet.




La aparición del euro tuvo un efecto catastrófico en los bienes de consumo: los precios de los productos se incrementaron notablemente, y la economía doméstica de las familias se vio gravemente afectada, propiciando un debilitamiento en general del poder adquisitivo de la población y, con él, unas condiciones de vida más empobrecidas. No fue así en las macroeconomías y las grandes fortunas, que tuvieron en la moneda del euro un gran recurso para manejar sus capitales a nivel internacional.

Muchos pensarán que qué sentido tiene un conversor de este tipo a estas alturas, sin embargo yo opino que es precisamente todo lo contrario: hoy se necesita más que nunca. Con el euro muchos consumidores han perdido la perspectiva de lo que adquieren, y si contemplamos los precios teniendo en cuenta su valor en las antiguas pesetas nos podemos dar cuenta de lo que realmente estamos pagando.


Por ejemplo, si pasamos los precios de la cajetilla de cerillas que mencionábamos en Duraderos.com, de los 0,09 céntimos, nos damos cuenta que nos costaría 15 pesetas adquirida en unos grandes almacenes. La misma cajetilla en el estanco nos sale por 50 pesetas, más de dos veces más. Un G-Shock GA-500 tiene un coste de 31.613 pesetas (190 €), lo que es bastante más de mi sueldo mensual cuando empecé a trabajar. O lo que es lo mismo: para adquirir ese reloj tendría que haber estado trabajando dos meses. Visto con esta perspectiva, la cosa cambia bastante y nos damos cuenta en realidad de lo que estamos pagando por muchos productos, algo que a veces se nos pasa -demasiado a menudo- a los que venimos de tiempos de las pesetas. El Casio SGW-600 nos costaría 13.976 pesetas, y el Casio AE-3000 nada menos que 8.319 pesetas. Casi 10.000 pesetas por un reloj; si me dicen cuando era adolescente que llegaría un día a pagar diez mil pesetas por un reloj no me lo hubiese creído. Diez mil pesetas antes -y ahora- eran un pastizal. Y si hacemos esas operaciones con el resto de artículos nos podríamos llevar bastantes sorpresas similares.

El conversor, llamado EuroPese, ocupa aproximadamente 335KB, y puedes descargarlo desde éste enlace en Drive.


| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

10 comentarios :

  1. se me hace un poco engañoso comparar precios en euros hoy con pesetas de cuando empezaste a trabajar, Bianamaran. Hay en España un salario mínimo por hora? cual es un salario promedio por hora? Un simple conversor que diga a cuantas horas de trabajo equivale el precio de algo quizá sería mas revelador.

    ResponderEliminar
  2. Vaya, este me lo perdí, y eso que yo había hecho uno parecido: http://www.geocities.ws/siliconvalley/4505/downloadw.html.

    ResponderEliminar
  3. No tenía ni idea de que tú ya tenías una hecha, Guti. ¿Y me dejas a mí programar una, teniéndola tú? Que malvado eres... :D
    En cualquier caso hay diferencias: la tuya no se puede minimizar, y saca decimales en las pesetas :D Por otro lado, la conversión es automática y más intuitiva en la tuya, aunque admito que no me gustan los conversores que hacen el cambio directo "sin que uno se lo mande", hay que reconocerte el mérito.

    Es curioso cómo en una aplicación tan simple y sencilla, la de diferencias y maneras de aportar la solución que existen.

    Eso sí, no sé si será tuyo, pero tu icono de aplicación es muy bonito.

    ResponderEliminar
  4. Por cierto Guti, no se si has notado una cosa: si miras tu programa, se creó el 13 de abril de 1999. Y si miras el mío, el 13 de abril de 2017. Ambos en el mismo día y mes pero con 18 años de diferencia... :D, qué casualidad más curiosa, no?

    ResponderEliminar
  5. Bueno, el icono era uno de esos robados. Espero que fuera de los libres, pero no recuerdo. El mío estaba hecho en C++ Builder, pero que pese menos, es debido a que el EXE estaba comprimido, o sea que tiene trampa.

    Del mío me gusta que no haya que pulsar ningún botón, por eso lo hice de ese modo, y por eso a ti no te gusta, y lo hiciste de otro modo. Pero a pesar de las diferencias, los dos seguimos enfoques parecidos:
    - VCL de Borland.
    - Usar maskededit para no permitir introducir caracteres raros (y así evitar validaciones extra).
    - Vagancia en la redimensión de la ventana: Yo la evité, mientras que tu la permites, y entonces se ve el form vacío.
    - No rellenamos la información de versión (tu sigues sin hacerlo, y yo ahora ya lo hago).

    Total, que realmente en lo único que creo que gané, fue en el tiempo, que debe ser de 1998 o 1999.

    ResponderEliminar
  6. Bueno, el icono era uno de esos robados. Espero que fuera de los libres, pero no recuerdo. El mío estaba hecho en C++ Builder, pero que pese menos, es debido a que el EXE estaba comprimido, o sea que tiene trampa.

    Del mío me gusta que no haya que pulsar ningún botón, por eso lo hice de ese modo, y por eso a ti no te gusta, y lo hiciste de otro modo. Pero a pesar de las diferencias, los dos seguimos enfoques parecidos:
    - VCL de Borland.
    - Usar maskededit para no permitir introducir caracteres raros (y así evitar validaciones extra).
    - Vagancia en la redimensión de la ventana: Yo la evité, mientras que tu la permites, y entonces se ve el form vacío.
    - No rellenamos la información de versión (tu sigues sin hacerlo, y yo ahora ya lo hago).

    Total, que realmente en lo único que creo que gané, fue en el tiempo, que debe ser de 1998 o 1999.

    ResponderEliminar
  7. No me había dado cuenta en lo del 13 de abril, que coincidencia. En mi caso fue martes a las 12 de la noche. En el tuyo fue jueves a las 14. Si hubiera coincidido el día de la semana o la hora, si que sería increíble.

    18 años madre mía como pasa el tiempo! En mi caso Windows de 32 bits era la máxima novedad, y pocos había que desarrollaran aplicaciones para ese entorno. Menos con GUI. De hecho por aquella época, la mayoría de mis programas, seguían siendo aún para DOS, aunque profesionalmente, ya usaba Windows (NT).

    ResponderEliminar
  8. ¿permito redimensión? Jajajaja! Pues si me olvidó, Guti :D Buah, menudo fallo... Tienes razón, esos detalles siempre se me escapan.

    ResponderEliminar
  9. por tu culpa ahora tengo que sacar la versión 2.0 de una aplicación tonta que hasta el más bobo programador no pasaría de la 1.0 :D Mira que tener que hacer un 2.0 de un conversor de pesetas... ¬¬

    ResponderEliminar
  10. Es que esto de las redimensiones son un coñazo... Parece mentira que aún sigamos igual.

    ResponderEliminar

El Imperio