17.1.18

Aplicación portable para codificar y decodificar URLs: Decodurl


Ésta es otra de ese tipo de utilidades mías en donde busco resolver un problema sencillo, con un programa sencillo. Y es que muy habitualmente me veo en la necesidad de decodificar URLs (más que de codificarlas), en muchas ocasiones debido a que, por motivos de copyright y para curarse en salud, muchos del material gráfico del servicio de Google de imágenes enlazan a la página, y no a la imagen en sí, de forma que si quieres prescindir de visitar la página y perder tiempo cargándola, para obtener la url de la imagen tienes que decodificarla (bien cogiendo la URL del link que enlaza -valga la redundancia-, o de la barra de dirección del navegador).

Hasta ahora venía usando servicios web, que son bastante buenos, pero siempre tenía pendiente hacer una aplicación pequeña y portable para no tener que acudir a ese tipo de páginas, y poder hacer esa decodificación yo mismo en mi propio ordenador. A pesar de no ser un programa demasiado complejo, nunca me ponía a ello, pero finalmente decidí hacerlo.

13.1.18

Nueva versión de Renomator

La aplicación para renombrar archivos Renomator llega a su versión 2.2. La principal novedad es que ahora permite cambiar carácteres o palabras del archivo por cualquier otro que deseemos, y eliminar también de forma automática espacios en blanco sustituyéndolos por guión bajo ("_").

Al contrario que otras aplicaciones de este tipo (como Renomer, sin ir más lejos) que trabajan por lotes, Renomator tiene la particularidad de que podemos realizar ese cambio archivo por archivo, dejándonos el control total sobre cada archivo y automatizando aquellas tareas más engorrosas (como es el proceso del cambio de nombre en sí). Además, Renomator permite que podamos seleccionar manualmente archivo por archivo, o hacerlo automáticamente el programa con la sola pulsación de un botón. Permite también quitar archivos del listado que no queramos tocar, o saltárnoslos.

Como es habitual, podeis descargaros esta nueva versión de Renomator desde la sección de descargas. Es un programa freeware (gratuito) y portable, y puede trabajar con sistemas operativos Windows a partir del 2000.

| Redacción: Bianamaran.blogspot.com

Nueva aplicación para transcribir audio: AudioTrans


Normalmente posts y relatos los escribo con el teléfono móvil, y en muchas ocasiones esto lo realizo en la calle. Durante estos meses de invierno no solo el frío, sino la lluvia, impide escribir con el móvil (los dedos se congelan o el paraguas es un incordio y no puedes escribir con las dos manos). En esas ocasiones grabo el texto con la grabadora de audio del teléfono, y de esta manera puedo seguir sosteniendo el paraguas con la otra mano.

Lo malo de esta solución es cuando llega el momento de pasar las cosas al ordenador, lo cual es una tarea tediosa y muy incómoda. Para hacerlo tengo que poner el reproductor de audio a un lado, y el editor de textos al otro, e ir saltando cada pocos segundos pausando y volviendo a reproducir. Si el archivo es medianamente extenso, se convierte en un trabajo infernal y abrumador.

22.12.17

Libros de programación (antiguos)


Ayer Guti me "retaba" a que siguiera con la cadena de posts dedicados a los libros de programación que por diversas causas nos habían gustado, impactado, o teníamos alguna anécdota con ellos. Un reto que a su vez había recibido de Lab Fawno.

Le respondí que estaba últimamente bastante "saturado" de posts, pero como suele ser habitual cuando alguien me pone "deberes", intento "quitármelos de en medio" lo más pronto posible. Tal vez sea un defecto de cuando estudiaba, en donde si postergaba los ejercicios al final acababa haciéndolos mal, apurado, y a última hora, por lo que fui adquiriendo la costumbre de enfrentarme a ellos lo más rápidamente posible. Algunas veces, cuando podía, lo hacía nada más salir de clase, e incluso recuerdo que hasta en el patio del colegio, es decir, incluso antes de salir de la escuela. No sé, me causa cierta "turbación" dejar cosas pendientes, algo que masifica y agrava mi natural impaciencia.

Antes de abordar el tema me gustaría advertir que ni mis libros (ni mis anécdotas) tienen el calibre de los de ellos, pero aquí va mi humilde aportación que espero a quien lo lea, al menos, le resulte entretenido.

17.12.17

Lenguajes de programación y herramientas de desarrollo


Hace unos días, mientras disfrutaba de la Bitácora de Guti con su post sobre los Studios para programación (esas acaparadoras herramientas de desarrollo) no pude dejar de evitar la comparación de lo que era programar en aquellos tiempos en los cuales la informática no solo era para algunos entendidos (que también) sino, ante todo, para algunos inconformistas con ganas de descubrir nuevas fronteras (cibernéticas, me refiero).

Me estoy refiriendo, sobre todo, a principios de los ochenta, pero incluso hasta bien entrados los noventa (cuando yo estudiaba a mediados de esa década, y compraba algunas revistas, aún incorporaban esos contenidos) en los cuales, de forma casi críptica, se ofrecía en revistas especializadas el listado ("código fuente") de múltiples aplicaciones, principalmente programas, que cualquiera, una vez con la computadora en su casa, podía añadir y ¡voilá!, "fabricarse" él mismo su juego (o su aplicación, o lo que fuera).